Jardín de entrada

Un bar abierto a la terraza y el jardín

Al atravesar la entrada, los jardines y la terraza sirven de antesala al bar.

De frente, la visual de la barra del bar, dando la bienvenida. Mirando a la izquierda se puede ver el porche, concebido como soleada zona de tapeo conectada con los jardines.

Porche y jardín principal

La zona de tapeo es un acogedor porche abierto a las vistas del jardín

El porche del bar, situado a sur, se abre de par en par a los jardines en los meses más cálidos. En invierno, con las ventanas cerradas, se podrá seguir disfrutando del porche y sus vistas al jardín, mientras se está en un ambiente cálido y bien soleado.

 

La pérgola sirve de soporte a la vegetación, creando una atmósfera recogida. El verde recorre la fachada, generando un umbral de entrada de cierta entidad, y configurándose como una segunda piel viva para el edificio, cambiante con las estaciones del año.

Infografías de interior realizadas por BAI Render

El porche y el bar

La estructura como filtro de los ambientes

La zona del porche y la barra se entienden como un único espacio conectado visualmente. Desde cualquier ángulo existe una visión filtrada de toda la actividad: la gente entrando y saliendo de la terraza; la barra presidiendo el centro de la imagen; y la gran ventana de pase de la cocina, que permite observar la preparación de tapas y platos, invitando a probarlos.

 

El gran espacio del bar separa la zona del porche y de la barra con la propia estructura de madera. Los materiales empleados (madera, fábrica cerámica, revoco, etc.) son cálidos y naturales, buscando conseguir un ambiente acogedor. Se trata de buscar en la esencia de lo tradicional y rural característico de la zona la posibilidad de articular un lenguaje contemporáneo.

 

Los verdaderos protagonistas del espacio, en este entorno buscadamente sosegado y neutro, son los propios usuarios y el producto. Este ambiente tranquilo, casi austero, pone el foco en lo verdaderamente importante: la buena comida, el vino, y el hecho de disfrutarlos en compañía. La arquitectura no es más que el contenedor donde hacer esto posible.

Fase 01

Edificio principal – Bar/restaurante

Fase 02

Equipamiento extra de cocina y servicios

Fase 03

Cocina experimental y ampliación comedor

Fases de intervención

Adaptadándose al crecimiento del negocio

El encargo requería intervenir en varias fases, para poder adaptarse a las posibilidades de inversión anuales del cliente. La propuesta estratégica pasa por plantear 3 fases realistas, teniendo en cuenta las limitaciones económicas y el crecimiento orgánico y consolidación del propio negocio.

 

La primera fase ejecuta el volumen principal, dejando una reserva de espacio (el altillo de planta primera) para las futuras ampliaciones.

 

La segunda fase consiste principalmente en el equipamiento extra de cocina y otros servicios.

 

Por último, la tercera fase incluye la zona de oficina y cocina experimental, así como una ampliación del comedor, que duplica su capacidad.

Fase 01 – Planta 0

Fase 01 – Planta 1

Fase 02 – Planta 0

Fase 02 – Planta 1

Fase 03 – Planta 0

Fase 03 – Planta 1

Comedor del restaurante – Infografías de interior realizadas por BAI Render